Nuestro mago Oz

La  semana del 22/12 iniciamos en la sede Pilar de SHA un club de lectura. Nuestro libro de arranque fue Un cuento de amor y oscuridad, Amos Oz. No sabíamos, cuando disfrutábamos de esa novela extraordinaria, que no sólo estábamos reflexionando sobre la mayor de sus obras, sino también homenajeándolo.

Amos Oz ha muerto el viernes 28 de diciembre de 2018 a los 79 años.

La Sociedad Hebraica Argentina lo despide con admiración y amor. Supo visitarnos en los años 80 y su presencia, como sus historias, es inolvidable.

“Un cuento de amor y oscuridad” no sólo es su mejor novela sino uno de los relatos más bellos, claros y verdaderos sobre la gesta sionista
Entre Amos Oz y Ephraim Kishon se pusieron al hombro la monumental tarea de representar la literatura israelí. Un estado de menos de cien años debía producir una literatura singular para la mayor parte de su pueblo que vivía en la diáspora y llevaba mäs de cinco mil años ininterrumpidos de lectura. Lo hicieron.
Oz, nacido en Jerusalem en 1939, representó de manera cabal al intelectual judío sabra, aunque nacido 9 años antes de la creación del Estado. El episodio de la novela donde narra la declaración de Independencia, con su padre sentado a la cabecera de la cama, acariciándole la cabeza y diciéndole que ya nada volvería a ser igual, es tan emocionante como el Hatikvah.
Apenas terminada la Guerra de los 6 días, en la que participó como soldado, publicó el libro El séptimo día, reflexionando críticamente sobre esa victoria deslumbrante. Entre sus obras más recordables podemos destacar Las mujeres de Yoel, una entrañable historia sobre un admirable agente del Mossad, y el ensayo Las voces de Israel. “La pantera en el sótano” es un maravilloso libro de Oz para adolescentes. Los judíos también tuvimos nuestro mago de Oz y lo despedimos con un ZL, en la tierra hermosa que lo vio nacer.
Comparte