Discurso de asunción a la Presidencia de Hebraica

Jonathan Lemcovich
Discurso de asunción a la Presidencia de Hebraica

Por si no se nota estoy un poco emocionado. Nunca imaginé correr una campaña para ser Presidente de Hebraica. Como siempre digo, surgió de la rebeldía para transformar, para mejorar. A veces lo podemos hacer desde nuestro puesto de voluntario integrando diferentes comisiones, por eso defiendo a todos los voluntarios que participan en diferentes comisiones porque por más que las cosas no salgan como ellos quieren, por más que no se hagan las cosas como uno las espera, todos los voluntarios lo hacemos de la mejor manera y es valorable el tiempo que dedican, a veces la plata que ponen sin que nuestras familias se enteren de lo que donamos o no donamos, que lo hacemos de corazón y a veces son atacados y la verdad que nuestro ímpetu acá en Hebraica es que las cosas cambien. Primero que nada quiero decirles que nada de lo que una persona vaya a lograr en un puesto dirigencial es por su trabajo nada más. Siempre tenemos que tener un equipo atrás y todo lo que hacemos tiene que venir con gente que nos apoye y trabaje también junto o más que nosotros.

Quiero invitar a todo nuestro equipo de “Sumate SHA” que vengan al frente para los conozcan, todos los que trabajaron… Bueno, todo este grupo de amigos y de gente que conocí en el trayecto de este último año trabajando para generar la agrupación porque no trabajé yo solo, descubrimos vocación de algunos que nunca habían participado en un trabajo comunitario en Hebraica, algunos están en Hebraica hace 3 años, 5 años, muchos no pudieron estar en las listas porque no cumplen los años necesarios de socios, muchos chicos universitarios querían estar en la lista trabajando con nosotros y por una cuestión estatutaria no podían estar en el Consultivo, en el Directivo y en el Tribunal de Honor, tenemos mucha gente que quería estar con nosotros y no sabían que habían dejado de ser socios de Hebraica, este tema lo trataremos de revertir, que Hebraica nunca los llamó, empresarios muy importantes que creen que son socios pero no lo son más porque no los hemos llamado para decirles que tenían que poner la cuota al día. En Argentina hay un montón de gente que ama Hebraica y por cualquier motivo no les prestamos la atención que tendríamos que haberle prestado para que sigan estando entre nosotros. Lo que queremos hacer en los próximos 2 años que me tocan a mí va a ser cambiar el foco de dónde vamos a apuntar. El foco tiene que estar de vuelta en los socios.

No en la institución, no en los dirigentes, en los socios. Vamos a dar vuelta el centro de poder en la institución y el poder va a estar en los socios (aplausos). Tenemos que tener una dirigencia humilde donde Uds. nos permiten a nosotros estar acá siendo dirigentes y no nosotros siendo dirigentes permitirles a Uds. ser socios. Eso tiene que cambiar. Por eso somos cada vez menos socios. Esperemos poder revertirlo a partir de mañana. Tengo algo que preparé para leer.

Estimados Amigos,

Acá estamos. Antes que nada, quiero agradecer a mi esposa e hijos quienes me dieron su apoyo constante en mi afán de transformar Hebraica. A Vivi y toda la familia de Gustavo quienes me adoptaron como parte de su familia. A mi mamá y papá, que me transmitieron los valores del trabajo comunitario y la importancia de dar. Quiero agradecer a este hermoso equipo que conformamos en SUMATE SHA. A los que nos acompañaron y acompañan en esta maravillosa y desafiante aventura de que Hebraica levante vuelo y sea EL CLUB QUE TODOS SOÑAMOS.

Queremos agradecer a las comisiones directivas que en distintas etapas colaboraron arduamente con el club. En especial a Marta, Luis, Jaime, Claudio, Marcelo y Mauro, miembros de la Comisión Directiva saliente. Gracias.

También a Marcos y toda la agrupación de Hebraica Única, fueron unas elecciones que se vivieron con alegría y armonía. Ellos también ganaron.

Acá estamos. DONDE QUERÍAMOS ESTAR. Frente a todos ustedes: socios y socias de siempre, socias y socios nuevos, amigas y amigos, compañeros y compañeras, jóvenes y chicos que hoy vienen con sus padres y el día de mañana vendrán con sus propias familias para seguir la tradición que nos une y perpetuar el compromiso con el pueblo judío, sus valores y el Estado de Israel.

Ésa es la Hebraica que queremos, la Hebraica en la cual crecimos y la Hebraica en la que queremos que crezcan las próximas generaciones. Que sea el lugar en el que queremos que nuestros hijos crezcan, se eduquen. El lugar al que queremos venir a disfrutar de nuestro tiempo libre, a festejar nuestras alegrías y a descansar. Un lugar para compartir con amigos, nutrirnos culturalmente y descubrir nuevos horizontes. Un lugar para practicar deportes desafiando nuestros límites y creciendo como deportistas y como personas. Un lugar para aprender, afilar la curiosidad y para divertirnos. Un lugar donde podamos recibir y transmitir a las próximas generaciones las tradiciones del pueblo judío. Un lugar donde podamos reconocer las huellas de los que nos precedieron y donde nosotros podamos DEJAR NUESTRA HUELLA TAMBIÉN.

Fueron meses de mucho trabajo. De escuchar a socios -para ser preciso, a más de 250 socios- cara a cara. ESCUCHARLOS DE VERDAD con la intención de ponernos en sus zapatos por un rato. Porque TODOS SOMOS HEBRAICA y como seres únicos e irrepetibles, lo son también nuestros deseos, nuestras expectativas, nuestras ideas. Y esta diversidad nos enriquece como comunidad. No nos resta, NOS SUMA.

Somos un grupo de profesionales de distintas áreas, un equipo interdisciplinario de socios voluntarios comprometidos con el pasado, el presente y el futuro del club. Cada uno aportará su experiencia profesional y personal en pos de mejorar las distintas áreas del club y con la intención de VALORAR Y SOSTENER siempre lo que se viene haciendo bien.

Lo primero que vamos a hacer -y vamos a empezar mañana mismo- es evaluar la situación actual del club para poder tomar las mejores decisiones. No vamos a actuar sin antes conocer en detalle de cómo estamos, qué necesitamos y también qué está funcionando bien. Recién ahí, partiendo de esa base, podremos poner manos a la obra para pensar racionalmente las acciones que tenemos que tomar para llegar a los objetivos planteados. Por eso, el plan integral de gobierno que presentamos tiene pilares indiscutibles: inclusión, compromiso, innovación, comunicación empática, educación, valores, gestión, identidad, seriedad, diversidad, reglas de convivencia. Y hablamos de reglas de convivencia porque creemos que una de las claves para que el club vuelva a ser lo que era, es limar las asperezas, dejar de pensar en bandos, en conflictos, queremos una gestión donde la calma, el respeto y el consenso sean reglas selladas con marca indeleble.

Queremos que Hebraica crezca en socios y en infraestructura. Que todos podamos aportar lo nuestro – sea tiempo, trabajo, fondos, cada uno dentro de sus posibilidades- porque JUNTOS SOMOS MÁS Y SOMOS MEJORES. Queremos recuperar a los socios que perdimos en los últimos años, queremos más socios no residentes y brindaremos facilidades para que cada vez más socios puedan echar raíces en nuestra INSTITUCIÓN. TENEMOS MEDIDAS CONCRETAS PARA LOGRARLO.

Es nuestro deseo que Hebraica vuelva a ser referente imprescindible y necesario de la comunidad judía en Argentina. Queremos recuperar ese brillo y la alegría de vivir el club que llevamos en nuestro corazón. No sabemos todo, escucharemos a nuestros mayores, sin muchos de los cuales la Hebraica en la que crecimos no hubiera existido. Vamos a andar este camino juntos. Y hago referencia a todos los ex Presidentes, David, y todos los que estén, gracias por todo lo que hicieron por nosotros y van a seguir haciendo.

Les pedimos que dejemos de lado el escepticismo. Queremos convocar a los dirigentes históricos del club y a todos aquellos que no nos eligieron pero son parte de nuestra institución a que se sumen, que nos acompañen con ideas, tiempo y con su experiencia porque, como ya dijimos, TODOS SOMOS HEBRAICA, queremos una HEBRAICA UNIDA y las puertas están abiertas para todos.

Por último, pero no menos importante, no perdamos de vista el momento crítico por el cual está atravesando el pueblo judío y nuestro querido Estado de Israel. Vivimos una época en donde se ha recrudecido el antisemitismo, y que se manifiesta a través de formas que hasta hoy nos eran desconocidas.

Debemos reforzar los lazos con nuestros hermanos dentro de nuestra institución, en nuestra comunidad judía argentina y con la comunidad judía mundial. Nuestros corazones están hoy tristes, y nuestros pensamientos están con los hermanos asesinados en el atroz atentado en Pensilvania, Estados Unidos. Sea su memoria Bendita por siempre.

Amigos de Hebraica, muchas gracias.
Am Israel Jai!!!