La película perdida del Holocausto de Alfred Hitchcock  

Night Will Fall , un documental recientemente transmitido por HBO, cuenta la historia detrás de lo que se ha llamado “La película perdida del Holocausto de Alfred Hitchcock”: un documental de 1945 filmado por equipos de cámaras que acompañaban a los ejércitos aliados cuando ingresaban a los campos de exterminio nazis al final de Segunda Guerra Mundial.
Cinco de los seis carretes de la película de Hitchcock se emitieron por primera vez en FRONTLINE hace casi 30 años, en Memory of the Camps .
“En el momento en que encontramos la película en una bóveda del Imperial War Museum de Londres, no estaba del todo claro qué papel desempeñó Hitchcock en su desarrollo”, dice David Fanning, productor ejecutivo de FRONTLINE. “Además, faltaba un carrete de los seis originales, fusilados por los rusos. Había un guión tipeado intacto, sin fecha ni firma, pero nunca había sido grabado “.
La filmación fue tan horrible como se puede esperar: cámaras de gas. Hoyos llenos de los cuerpos de miles de hombres, mujeres y niños hambrientos sistemáticamente. Crematorios diseñados para quemar grandes cantidades de cadáveres. Y supervivientes embrujados y demacrados.
El trabajo en el documental con el metraje había comenzado en el verano de 1945, y parte de la edición se realizó bajo la dirección de Hitchcock (quien, según el director de la película, Sidney Bernstein, no cobraría una tarifa por su trabajo). Pero a medida que Night Will Fall explora en detalle, la película finalmente se archivó. En 1985, después de encontrar cinco de los seis carretes de la película, FRONTLINE agregó el guión y le pidió al fallecido actor británico Trevor Howard que lo grabara. El plan de FRONTLINE consistía en presentar la película sin editar, como lo habían pensado originariamente los productores de la película: una documentación inquebrantable de las condiciones de los campos de exterminio.
FRONTLINE transmitió la película por primera vez en mayo de ese año, utilizando el título que el Museo Imperial de la Guerra le había dado: Memory of the Camps .
The New York Times dijo: ” Memory of the Camps es un monumento filmado que hace más que contar la historia de lo que está recordando. Es la historia misma “, y el Boston Globe lo llamó” un grito silencioso e ininterrumpido al que uno no puede hacer oídos sordos ni apartar la mirada “.
Vea Memory of the Camps en su totalidad, de forma gratuita, en el sitio web de FRONTLINE aquí , y aprenda más sobre la notable historia y antecedentes de la película aquí .
¿Cuál es la historia de esta película?
Este documental sobre la liberación de los campos de concentración alemanes en 1945 se montó en Londres ese año, pero nunca se mostró hasta que FRONTLINE primero lo transmitió – 40 años después – en mayo de 1985. Cinco de los seis carretes de la película habían sobrevivido en un 55 minuciosamente cortada sin títulos ni créditos. (La calidad de la impresión refleja el hecho de que el negativo se perdió y se hizo a partir de una copia de corte positiva al nitrato, el equivalente a una impresión de trabajo de hoy).
En 1952, los cinco carretes, junto con una narración sin fecha, sin firmar, que coincidía estrechamente con la película editada, fueron transferidos desde las bóvedas de la película de la Oficina de Guerra Británica al Museo de la Guerra Imperial de Londres. El Museo le dio a la película el título “Memoria de los campos”.En el momento en que la película fue transferida al Museo, una lista de disparos, fechada el 7 de mayo de 1946, sugería que el sexto carrete que faltaba era una película rusa de la liberación de Auschwitz y Maidanek. Pero este carrete había sido dejado en Moscú en manos de los camarógrafos rusos que lo fotografiaron.
“F3080” era el nombre dado a un proyecto para compilar una película documental sobre atrocidades alemanas. El proyecto se originó en febrero de 1945 en la División de Guerra Psicológica de SHAEF (Fuerza Expedicionaria Aliada de Cuartel General Supremo). Fue allí donde Sidney Bernstein, jefe de la Sección de Cine de PWD, comenzó los preparativos para producir una película con material filmado por el servicio y camarógrafos de noticieros que acompañaban a los ejércitos británico, estadounidense y ruso.
A medida que las fuerzas aliadas avanzaban en las semanas finales previas a la rendición alemana, los camarógrafos de la Unidad de Cine del Ejército Británico y del Servicio Pictórico del Ejército de los Estados Unidos comenzaron a hacer un registro sistemático de los campos de concentración recién liberados. A principios de mayo de 1945, el Ministerio de Información británico y la Oficina Estadounidense de Información sobre Guerra comenzaron a colaborar en la recopilación y el desbaste del material cinematográfico.

+ ¿Por qué fue hecho?

Fue hecho para documentar resueltamente las condiciones de los campos de la muerte y mostrar esto a la población alemana. Se propuso que los cineastas hicieran tres versiones separadas, una para mostrar a los alemanes en Alemania, la segunda para los prisioneros de guerra alemanes y la tercera para “audiencias, quizás especializadas, en territorios neutrales, liberados y aliados”. Como lo definió Bernstein, el objetivo era sacudir y humillar a los alemanes y demostrarles más allá de cualquier posible desafío que estos crímenes alemanes contra la humanidad fueran cometidos y que el pueblo alemán -y no solo los nazis y las SS- asumieran la responsabilidad.

+ ¿Por qué la película nunca fue lanzada?

Un archivo incompleto en British Public Record Office narra retrasos y dificultades en el proyecto cinematográfico de febrero a julio de 1945. El progreso se vio frenado por la lentitud del servicio de imágenes del ejército en proporcionar a los británicos duplicados de material estadounidense, por cuellos de botella en los laboratorios de cine de Londres y por la búsqueda de una máquina de edición.
En junio de 1945, la impaciencia creció entre los socios británicos y estadounidenses. Londres aún no había nombrado un director, productor o escritor y los estadounidenses sugirieron que Billy Wilder completara la película en Munich. El proyecto también fue frenado por la determinación británica de construir un caso cuasi legal que probara la culpabilidad alemana y autenticara la evidencia más allá de cualquier posibilidad de negación futura.
Finalmente, el 9 de julio de 1945, los estadounidenses se retiraron de la película. Esto vino solo unos días antes de la disolución de la División de Guerra Psicológica y SHAEF. El proyecto ahora era responsabilidad del Ministerio de Información británico, que rápidamente ensambló un equipo de producción.
Aunque hubo un aluvión de actividad en julio, la película aún no estaba terminada en septiembre de 1945. Para entonces, el nuevo clima de posguerra interfería con la finalización y el lanzamiento de la película.
El comando militar británico que proyectó la película en progreso sintió la necesidad de un enfoque más agradable para mejorar las relaciones anglo-alemanas. Sus autoridades militares locales en los territorios liberados argumentaban que la prioridad era sacar a los alemanes de su apatía. Una película que inculcaría una culpa colectiva a la población alemana solo aumentaría el caos y la desmoralización.
Otro factor debe tenerse en cuenta con respecto a la estantería de la película: ya había películas aliadas sobre las atrocidades alemanas. Los estadounidenses hicieron que Billy Wilder dirigiera su película de campo de concentración “Die Todesmuhlen”, que se estrenó en la zona estadounidense en enero de 1946. Y una gran cantidad del material utilizado en el Wilder de dos rodillos y en “Memory of the Camps” ya había sido exhibida al público alemán en el noticiario angloamericano “Welt im Film” No. 5 lanzado el 15 de junio de 1945.

+ ¿Por qué no se mencionó la política de Alemania para eliminar a la población judía de Europa?

La película se montó en Londres pocos meses después de la liberación aliada y refleja así lo que los cineastas sabían en ese momento. Todavía no habían captado la escala completa de la Solución final de Hitler para los judíos de Europa.
Otro factor en esta omisión fue la táctica de la propaganda. Un principio de propaganda de guerra era hacer que su objetivo se identificara con las víctimas. Por lo tanto, el objetivo de la película era universalizar a las víctimas de Hitler; se definirían por su humanidad e inocencia, y no por raza o religión. La narración de la película menciona a hombres, mujeres y niños “de todas las nacionalidades europeas”.
Una reveladora guía del Ministerio de Información de 1941 aconsejó a los propagandistas de la guerra que para hacer creíble el mal nazi, deben lidiar con “el tratamiento de personas indiscutiblemente inocentes, no con oponentes políticos violentos y no con judíos”.

+ ¿Cuál fue el papel de Alfred Hitchcock?

Sidney Bernstein, el director de la película, persuadió a su amigo Alfred Hitchcock a abandonar Hollywood y viajar a Inglaterra para colaborar durante varias semanas en la realización de la película. Hitchcock llegó a fines de junio, después de que el material de Belsen (los primeros tres carretes de la película) había sido ensamblado. Se fue a fines de julio, dos meses antes de que el trabajo en la película pareciera haberse detenido. Según Bernstein, Hitchcock no cobraría una tarifa por su trabajo.
Hitchcock es acreditado como “asesor de tratamiento”. Actuó como consultor en la organización del metraje, junto con los escritores Colin Wills y Richard Crossman (ambos del London News Chronicle ) y los editores Peter Tanner y Stewart MacAllister.
En una entrevista antes de morir, Lord Sidney Bernstein explicó que la contribución de Hitchcock fue ayudar a dar forma a la forma en que se presentó el material. “Dibujó un círculo alrededor de cada campo de concentración como si estuviera en un mapa, diferentes pueblos, diferentes lugares y la cantidad de personas, así que deben haberlo sabido … De lo contrario, podrías mostrar un campo de concentración, tal como los ves. ahora, y podría estar en cualquier lugar, a kilómetros de distancia de la humanidad. Lo trajo a la película “.
Otra contribución conocida fue la inclusión de Hitchcock en los planos amplios que respaldan la sensación documental de la película y mostraron que los eventos vistos no pudieron haber sido organizados. Según Peter Tanner, uno de los editores de la película, la preocupación de Hitchcock era que “deberíamos tratar de evitar que la gente pensara que todo esto era falso”, así que Hitch fue muy cuidadoso al tratar de obtener material que no podría ser visto como fingió de cualquier manera “.
FRONTLINE adquirió “F3080” en 1985 y le encargó al fallecido actor Trevor Howard que grabara el guión original de narración mecanografiada.
FRONTLINE transmitió la película tal como se encontró en los archivos del Museo, sin editar, con las pistas de sonido que faltan, y con el título que le dio el Imperial War Museum: “Memory of the Camps”.
La primera transmisión fue el 7 de mayo de 1985 para conmemorar el 40 aniversario de la liberación de los campos de exterminio nazis.
Bibliografía:
“The Fate of F3080” de Elizabeth Sussex, “Sight and Sound”, British Film Institute, abril de 1984. (Este es un artículo bien documentado sobre la historia de la película y las contribuciones de todos los involucrados. La autora aprovechó su acceso a Lord Los archivos de Sidney Bernstein. Las citas en este resumen del sitio web son de su artículo).
“Películas para territorios liberados. Investigación de atrocidades de guerra. Informe ficticio sobre campos de concentración alemanes”. Archivo INF 1/636 (F3080) en Public Record Office.
“Todesmuhlen” Brewster S. Chamberlin en Vierteljahrsheft fur Zeitgeschichte, pp 420-436, Heft 3, 1981.
“Retrato de un hombre invisible. La vida laboral de Stewart McAllister, editor de películas” Dai Vaughan, British Film Institute, 1983.