Iom Ierushalaim

Iom Ierushalaim

“Jerusalem no es solo su geografía, su clima y sus construcciones,

es un ideal, un espejo de la relación entre los judíos, con Dios, con otros hombres y con la historia”. Extraído de Ierushalaim, secretos entre las piedras

Desde los tiempos de David y Shlomó, Jerusalém se convirtió en el símbolo y máxima expresión de la unidad del pueblo judío. Los acontecimientos históricos la convirtieron en centro espiritual y nacional de nuestro pueblo. Año a año y a lo largo de generaciones nos auguramos “El año próximo en Jerusalem”, atestiguando que el tiempo la ha convertido en el corazón y el alma del pueblo judío.

En la Guerra de los Seis Días, que estalló el 6 de Junio de 1967 entre Israel y los países árabes de Jordania, Siria y Egipto, ocurrió este hecho que se conmemora todos los años en el Estado de Israel y en la diáspora. Tras una amplia victoria en todos los frentes por parte de Israel, al tercer día de las luchas, una unidad de paracaidistas del ejército israelí llegó, después de encarnizadas luchas, al Muro de los Lamentos. Se luchó cuerpo a cuerpo, y así fue liberada la ciudad antigua de Jerusalén, que había permanecido desde 1948 en manos árabes bajo el dominio jordano.

El rabino del ejército, Shlomo Goren, junto a los soldados, hizo sonar el Shofar en histórica señal de liberación.

La foto de los soldados llorando, tocando las milenarias piedras del Kotel Hamaaravi, recorrió el mundo. También la de los comandantes del ejército Moshé Dayan, Yitzhak Rabin y Uzi Narkis, cuando hacían su entrada triunfal a la Jerusalén antigua y liberada.

El día en que esto aconteció, 28 de Iyar, fue señalado como IOM IERUSHALAIM (Día de Jerusalén) y se celebra con canciones, poesías y relatos de la heroica gesta vivida en esos días. Compartimos un poema que recuerda a aquellos paracaidistas de Tzahal.

Los paracaidistas lloran

por Haim Hefer

Este Kótel escuchó muchas plegarias,

Este Kótel vio muchas murallas caer.

Este Kótel sintió las manos de las mujeres que se lamentan

Y papelitos que se esconden entre las piedras,

Este Kótel vio a Rabi Iehuda Halevi cayendo ante él,

Este Kótel vio a reyes levantarse y caer.

Pero el Kótel nunca vio a paracaidistas llorar.

Y he aquí, ellos están aquí, parados ante él, respirando hondo

Y he aquí, ellos están aquí, mirándolo con un dulce dolor

Y las lágrimas caen, y ellos se miran los unos a los otros

desconsolados.

¿Cómo ocurre esto?, ¿cómo es que los paracaidistas lloran?

¿Cómo puede ser que ellos miren emocionados hacia la pared?

¿Cómo puede ser que lloren y luego canten?

Tal vez sea porque estos jóvenes de 19 años,

que nacieron junto con la Mediná,

cargan 2000 años sobre sus espaldas.

Ierushalaim es sagrada para las tres grandes religiones de la humanidad: el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam. Desde la unificación de Ierushalaim bajo la soberanía judía en 1967, el Estado de Israel logró proteger los derechos de todos los grupos religiosos, que gozan de libertad de culto, restaurando y reconstruyendo los lugares sagrados para las tres religiones

https://english.thekotel.org/kotel/kotel_cameras/

Kotel

Yerushalaim