Agenda AMIA: 24° ANIVERSARIO

“Shir la Shalom” es una canción que se hizo célebre en Israel hace varios años. Nos dice, más bien, nos enseña, que no esperemos que la paz llegue a nosotros. Es imprescindible ir a buscarla.

Idéntica situación se da con la tragedia de la AMIA, a 24 años del atentado. Sigue reinando la impunidad. Nunca se investigó seriamente. Todo lo contrario. 24 años ya. ¿Nos damos cuenta del paso desmedido del tiempo ante semejante hecho? 24, para la AMIA. 26, para la Embajada de Israel. En Buenos Aires, Argentina.

¿Acaso la Justicia – escrita con mayúscula – no es un valor que se practica en nuestro país? ¿De quién depende? Convengamos que, en definitiva, como dice la canción israelí, depende de nosotros. Ir a buscarla. Perseguirla hasta dar con ella.

Para la tradición judía, la demora en hacer justicia es un crimen. Justicia es el principal valor del pueblo judío.

Así es, desde hace 3.200 años. Desde Moisés recibiendo las Tablas de la Ley y los Diez Mandamientos, primer organizador de la cultura occidental. De la dignidad de la vida. Somos todos iguales ante la Ley. “Sólo nos inclinamos ante Él”.

Durante la dictadura militar padecida en nuestro país, 1976-1983, Hebraica, nuestra casa judeo argentina, fue un espacio de protección y libertad. Los ejemplos y los hechos, en ese lapso, fueron múltiples. Uno de ellos, la exposición didáctica inaugurada en 1980, denominada “Profetas: Estableced la Justicia en el Portal”. Su nombre, un versículo del profeta Amós. Utilizando la Torá como única y fundamental bibliografía, se eligieron aquellos versículos que tenían que ver con la ética, con la moral y sobre todo, con la justicia. Precisamente, en un tiempo que esta no existía. Dábamos cuenta escrita de valores universales que conciernen a todos. Fue exhibida en el Teatro SHA, durante las funciones con la Cinemateca Argentina.

Hoy, año 2018, a 24 años de la AMIA, decidimos en Hebraica volver a nuestras fuentes, abrazarlas.

Mostraremos una síntesis de la muestra original, con paneles dedicados a Moisés, Isaías, Amós y Jeremías. El título ya invita a no bajar los brazos por el paso inclaudicable del tiempo: “Justicia, justicia perseguirás…” Es una meta común que ello ocurra. Tenemos derecho a saber quiénes son los culpables de las ochenta y cinco muertes en la AMIA. El país le debe al país este acto de justicia. No sólo a la comunidad judía. Fue una tragedia argentina. Buenos Aires fue la ciudad elegida, durante el gobierno de Menem, por el maldito terrorismo.

Jaim Najman Bialik, con las piedras de los escombros de “En la ciudad de la matanza”*, que bien podrían ser los de la AMIA, escribió un antiguo, presente, permanente mandato:
“En cada lugar donde te encuentres, cuidá, defendé el Templo”
“La memoria es rebeldía”
“Justicia, justicia perseguirás…” (Deuteronomio 16:20)

Gerardo Mazur
Dpto. de Cultura

*Poema de J. N. Bialik