MITNADEV Compartimos algunos testimonios

MITNADEV
Compartimos algunos testimonios de los Voluntarios de Mitnadev luego de la experiencia vivida en los viajes a las Escuelas Rurales.

IOM 708 DICIEMBRE

Gracias a ustedes. Gracias de todos nosotros para todos ustedes.
Sabes lo que es volver? De que hablas cuando hablas de volver? Para volver siempre hay que haber ido antes? Que pasa cuando volvés a un lugar? Cuando volvés a un lugar donde tuviste una buena experiencia te reciben con amor, te esperan, cuando saben que volvés te estaban esperando, y cómo te estaban esperando…
La diferencia es que nunca habías ido antes, es la primera vez que pisas ese lugar, y sin conocerte ya te estaban esperando con los brazos abiertos y tan dispuestos a dar y recibir.
Volver a empezar con los preparativos del viaje, rompernos la cabeza para preparar lo mejor que podamos llevar, porque sabemos que eso es lo que vamos a recibir de ellos también.
Volver a subir al micro y llegar al primer obstáculo, ya sea lluvia, tierra, un pozo o cualquier otro. Ahí es cuando vuelve a aparecer alguna madre o padre, algún vecino, alguna docente o directora para darnos una mano otra vez.
Volver a llegar a la escuela donde nos vuelven a saludar tan cálidamente, nos están esperando los chicos con carteles de “bienvenidos”.
Volver a jugar con esos mismos chicos, compartir con esas mismas familias.
Volver a comer las mejores empanadas fritas de todo el mundo.
Volver a sonreír hasta donde no dan más los cachetes.
Volver a pasar tardes hermosas en la escuela, en casas de vecinos, en la arena, en el pasto, en esa estancia, en el campo.
Volver a vivir la noche en que nos enseñan a bailar chamamé, noche que nos preparan con tanta anticipación…
Volver al nudo en la garganta casi convertido en llanto de emoción a la hora de la despedida.
Volver a volver, esperando poder volver.

MEL LIBFRAN Y MILE ELZTEIN

 

Un mar de sentimientos que me atrapan y me siguen acompañando desde lejos.
Es cariño, eso que recibís de los chicos sin necesidad de pedirlo. Es un amor y admiración incondicional que te hace seguir aprendiendo y enseñando a jugar, aun cuando estas cansado. Es ese abrazo y ese beso de todos los días allá, es despertarte feliz y saludar con cara de cansado a todos los chicos que te están esperando. Es no conocerlos pero saber que jugando con vos están mejor. Esas palabras, dibujos, abrazos y chicos que te dicen ‘te quiero’. Ellos que se ganaron un lugarcito en tu corazón.
Es alegría, eso que te transmiten durante todo el viaje. Es eso que capaz no tienen en sus casas, pero con vos te la dan toda. Es regalar sonrisas a cambio de otras y demostrar que uno es mejor cuando esta contento. Es esa risa contagiosa que te refresca el alma y esos ojitos brillantes que agradecen tus mimos y juegos, y que siempre están preparados para más. Esos que nunca se cansan de brindarte felicidad hasta a las 6 am, cuando no podes ni abrir los ojos.
Es valor, eso que a muchos nos falta. Es aprender a querer y sentir como propio lo que tenemos, lo que ganamos y hacemos con esfuerzo. Es transmitir seguridad al otro y hacerle saber lo que lo queres. Es demostrar humildad y saber compartir. Es el hecho de hacernos cargo de nuestras cosas y pedir ayuda si es necesario. Es saber elegir cuando pelear y cuando dejar ganar, y más que nada es saber cuidar. Cuidar lo propio, lo nuestro, lo tuyo y lo de todos, es aprender a cuidarnos entre todos.
Son enseñanzas, es todo lo que das, lo que recibis el doble. Son aprendizajes que nunca vas a olvidar. Es la experiencia más gratificante que puede haber, y la que te deja con mil cosas por pensar, por hacer y por aprender. Es tener la mente abierta y dispuesta a ver más allá de nosotros mismos, un poco más lejos, donde hay un otro que nos espera con las puertas abiertas para enseñarnos a ser un poco mejor persona. Porque esto genera Mitnadev, abre cabezas y te demuestra otras realidades, ni mejores ni peores, pero que seas vos el que elija donde pararse y hacia donde caminar. Sigamos caminando hacia un lugar mejor.

JULI GORODETZKY