Iom Yerushalaim

Cuando terminó la guerra de seis días, los ciudadanos recibieron el más hermoso de los mensajes:
la pared occidental estaba de vuelta en manos de Israel.
Todos, hombre, mujer y niño, soldado y civil, querían ver el más sagrado de los lugares sagrados con sus propios ojos.
Los fotógrafos  comprendieron el significado histórico del momento.
David Ben-Gurion llegó a la pared el día después de que la guerra se declarara.